Las cookies llevan más tiempo con nosotros de lo que podríamos considerar en un primer momento, pues existen desde hace casi el mismo tiempo que la web (1994). Son pequeños archivos de texto que los sitios web guardan en tu navegador temporalmente para recordar tus interacciones y mejorar tu experiencia en futuras visitas. Esto permite que las páginas accedan a información sobre tu actividad en línea, como son la ubicación, las páginas que visitas o tus inicios de sesión y carritos de la compra.

Independientemente de si se navega desde un ordenador portátil, de escritorio, un móvil, un navegador independiente o una aplicación, las cookies permiten que los sitios web reconozcan a los usuarios. Esta información que proporcionan es extremadamente valiosa para mejorar las estrategias de marketing en línea.

Cabe destacar que las cookies se clasifican, principalmente en tres grandes grupos:

  • Según su duración (temporales o persistentes).
  • De origen o de terceros.
  • Según su uso (técnicas, de personalización, de análisis, que registran el comportamiento del usuario en un sitio web, publicitarias).

Todo lo anterior es más o menos lo que conocíamos y cómo venían funcionando las cookies hasta ahora. Pero, ¿cuál es su futuro? ¿se están produciendo cambios en las políticas de google?

 

El futuro de las cookies y los cambios en las políticas de Google.

Las cookies están experimentando cambios significativos en Internet, principalmente por las regulaciones, protección de datos y protección de la privacidad. Esto ha llevado a una mayor restricción en el uso de cookies de terceros y ha impulsado la búsqueda de alternativas más transparentes y seguras.

¿Cómo funcionan estas cookies y qué las hace tan controversiales? Se suelen entregar sin el consentimiento del consumidor y pueden estar introduciendo “a escondidas” cookies de terceros en tu ordenador, permitiendo a terceros rastrear por tu navegación en Internet.

Cookies de terceros

Pero, ¿cuándo ha surgido este cambio? Google venía anunciando desde hace tiempo, concretamente desde el año 2020, que el futuro de las cookies llegaba a su fin, aspecto que causó mucha especulación dentro de los propietarios de los sitios web. Finalmente, este pasado enero se marcó como la fecha final para ir eliminando progresivamente las cookies.

Este futuro sin cookies se refiere a un cambio en el uso de cookies de terceros para diversos fines. Esto no quiere decir que la totalidad de ellas sean eliminadas, sino que se deshabilitan las cookies a terceros. 

Google ha lanzado una característica innovadora llamada «Tracking Protection» que bloquea automáticamente el acceso de un sitio web a las cookies de terceros cuando está activada. Esta medida está diseñada para permitir que anunciantes, editores y proveedores de tecnología adapten sus prácticas para un futuro donde las cookies de terceros ya no estén disponibles.

 

Como están variando las cookies en Google

Los principales beneficiarios de esta política serían los usuarios, quienes podrán navegar de forma más segura y sin preocupaciones. Pero, esto no indica que sea fácil dentro de todos los ámbitos; pues los propietarios o los anunciantes se verán más afectados.

De forma conjunta, esta disminución de cookies afecta a las estrategias de optimización y segmentación de audiencias en las diferentes plataformas de marketing digital. Pero, a su vez, representa la gran oportunidad para las empresas y profesionales de buscar nuevas y mejores vías para interactuar con los clientes o usuarios.

Es por ello, que tanto propietarios como anunciantes deben afrontar esto como una oportunidad nueva en la que buscar diferentes alternativas. 

Politica de cookies de Google

 

Alternativas ante la nueva polítca de Google respecto a las cookies de terceros

Algunas de ellas podrían ser las siguientes:

  • Enfocarse en datos propios y la capacidad de sacar provecho de ellos.
  • Cultivar relaciones más sólidas con los anunciantes exclusivos (conocidos como Dominant Walled Gardens).
  • Afianzar la estrategia publicitaria digital.
  • Estar al tanto de las tendencias relacionadas con la eliminación de cookies y alternativas emergentes.
  • Mejorar la educación dentro de las organizaciones sobre prácticas libres de cookies.
  • Crear una mejor política de privacidad.

Sea como sea, la industria publicitaria se ha unido para crear nuevas soluciones de identidad que van más allá de las cookies, buscando beneficiar tanto a editores como anunciantes y mejorando la experiencia del usuario. Por lo que seguirán surgiendo cambios y oportunidades para conseguirlo.